jueves, 7 de octubre de 2010

Si Yo Fuera Rey...

Por Geoffrey Hoppe


Si yo fuera rey, proclamaría que septiembre fuera el mes oficial de "Ámate a Ti Mismo Primero". A todo el mundo se le animaría a hacer un Acto de bondad al Sí Mismo cada semana durante el mes. La declaración oficial sugeriría hacer cosas como:

• Que te den un masaje.
• Comprar ropa nueva o zapatos.
• Ir a cenar a un restaurante agradable Contigo Mismo.
• Dar un largo paseo en la naturaleza.
• Comprar un iPod, cargarlo con música improvisada, ponerse los auriculares y bailar desnudo a la luz de la luna.
• Comprar una botella de vino (por lo menos de $20 USD) y beberlo a sorbos mientras se está sentado a la orilla de un lago en una tarde soleada.
• Darse un largo baño caliente. Programar por lo menos una hora de tiempo sin interrupciones.
• Tomarse el día libre del trabajo a mediados de la semana. Dar un largo paseo (en auto, bicicleta, etc) Solo.
• Darse un regalo de Aliya.

Pero, por desgracia, muy pocas personas podrían escuchar la proclamación. Creo que la mayoría de la gente se sentiría extrañamente culpable de ponerse en primer lugar.

Otros pueden estar momentáneamente inspirados por la idea pero luego postergarían hasta que el mes llegara al final, diciéndose a sí mismos, "Tal vez lo haga el año que viene." (suspiro profundo) Los seres humanos pueden ser tan predecibles.

Estamos programados que es egoísta pensar en ti mismo primero. Desde los primeros años se nos enseñó que hay algo perverso sobre la auto-consideración. Es devastador para un niño que un padre o un maestro le diga, "¡Eres egoísta!" como si acabaran de cometer un horrible crimen.

Se nos dijo que el servicio a Dios, la nación, la comunidad y la familia viene mucho antes que el servicio a Uno Mismo. En los libros sagrados del Islam, el judaísmo y el cristianismo se nos recuerda que Dios frunce el ceño ante el Ego-ísmo, como con este pasaje de la Biblia:

“No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos". Filipenses 2:3-8 (NVI)

¿Dónde está la clase o el taller que enseña a la gente a amarse, cuidarse, y que está bien sentirse bien consigo mismo? Ya puedo escuchar a los críticos gritando que esto llevaría a un colapso total en el sistema, con generaciones de personas malcriadas y egoístas que no respetan lo básico como la caridad y el servicio.

Pero cuando me imagino un mundo pacífico, está lleno de gente que se ama a sí misma, por lo que verdaderamente pueden amar a los demás. Me recuerda a uno de los refranes de Adamus: "Únicamente el Maestro puede estar en servicio, todos los demás son sólo un siervo."

En otras palabras, una vez que hayas llegado a un punto de maestría (aceptación) de ti mismo, entonces puedes estar en verdadero servicio a los demás porque no tienes una agenda personal, y lo estás haciendo por alegría verdadera en lugar de por obligación.

Brian Johnson de "Philosophers Notes" escribe: "Cuando evolucionamos a partir de estar (tal vez) demasiado enfocados en conseguir lo que queremos en la vida, tendemos a ir demasiado lejos al otro lado y hacerlo todo sobre el servicio. No se trata todo sobre servicio." Johnson pasa a explicar sus Tres Etapas de Ego-ísmo:

1. El egoísmo inconsciente (TODO se trata de ti);

2. Egoísmo Loco ("Nunca" se trata de ti... o nos gustaría pensar);

3. Egoísmo Consciente (como me expreso, sigo mi felicidad, vivo mi más grandiosa vida, me entrego naturalmente al mundo pero ese no fue necesariamente mi punto de partida (Ayn Rand diría que definitivamente no debería ser).

¿Cuándo, en la historia humana, se volvió negativo Amarse a Sí Mismo en primer lugar? Sospecho que fue durante la era de la Atlántida cuando la idea del comunismo era de moda. O tal vez es el resultado de los compromisos que todos le hicimos a nuestras familias angélicas de "seguir adelante y aprender" en beneficio de toda la creación.

Mientras escucho a la gente hablar de sus problemas y asuntos, me sorprendo por cómo muchos tienen poco o ningún respeto/amor/honor por Ellos Mismos. Por supuesto, entonces sus vidas se convierten en profecías de Realización Propia: Ningún amor para el Sí Mismo atrae ningún amor de los demás.

Ningún merecimiento trae cosas de ningún valor. Ninguna energía dirigida al Sí Mismo trae ninguna energía a la vida del Sí Mismo. La falta de sentimientos abundantes para el Sí Mismo trae falta de abundancia... y así sucesivamente.

Sí, si yo fuera rey proclamaría por todas las tierras que septiembre es el mes oficial de "Ámate a Ti Mismo Primero".

Después de todo, septiembre es uno de mis meses favoritos. Un frescor del otoño está en el aire, los árboles empiezan a cambiar de verde a rojos y amarillos brillantes, el sol proyecta largas sombras al final de la tarde, y por alguna razón la energía siempre parece ser más equilibrada en septiembre que en la mayoría de los otros meses.

En la parte inferior de la proclamación "Ámate a Ti Mismo Primero" incluiría una cita hermosa del libro de Marianne Williamson “Un Retorno al Amor”, página 191:

"Nuestro más profundo temor no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos excesivamente poderosos. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más nos asusta.

Nos preguntamos, ¿quién soy yo para ser brillante, hermoso, talentoso y fabuloso? En realidad, ¿quién eres para no serlo? Eres un hijo de Dios. Tu jugar a ser pequeño no le sirve al mundo.

No hay nada iluminado en encogerse para que otras personas no se sientan inseguras a tu alrededor. Todos estamos destinados a brillar, como lo hacen los niños. Nacemos para manifestar la gloria de Dios que está dentro de nosotros.

No es sólo en algunos de nosotros, está en todo el mundo. Y a medida que permitimos que nuestra luz brille, inconscientemente le damos permiso a otras personas a hacer lo mismo. A medida que nos liberamos de nuestro propio miedo, nuestra presencia automáticamente libera a otros. "

www.crimsoncircle.com

1 comentario:

Javier Aguilar dijo...

VIVA SEPTIEMBRE!!!!